top of page
  • Foto del escritorJavier Cebreiros

Cómo crear un hábito desde hoy

La lectura de este artículo dura 6 minutos de reloj, ¡dedícatelos! Está enfocado a ti para ahorrarte horas y promover tu satisfacción. Un objetivo que se consigue mediante la mejora — un cambio voluntario hacia algo estimulante — y que, necesariamente, comienza con mejorar nuestros hábitos.


La calidad de nuestra vida depende, en gran medida, de la calidad de nuestros hábitos. Estas líneas buscan compartir contigo cómo llevar a cabo un progreso pequeño, simple y útil en la vida, de un modo satisfactorio. Abajo encontrarás cómo crear un hábito productivo hoy mismo.

 
La calidad de nuestra vida depende, en gran medida, de la calidad de nuestros hábitos.

La mejora de los resultados pasa necesariamente por la mejora de las cosas que hacemos todos los días, y no se trata de convertirlo en un proceso complicado y de sufrimiento, sino de disfrute y satisfacción. Son el camino a la excelencia.


» Los perdedores y los triunfadores no se hacen de un día para otro. Los primeros lo consiguen tras muchos años de dejadez, abandono, desidia; los segundos, por el contrario, después de una lucha consigo mismos repleta de empuje, desvelos y repetidas obstinaciones - Enrique Rojas



Cinco pequeños pasos, simples, para conseguir mejorar un 1% nuestros hábitos

En lugar de posponer esta decisión, ¡empieza! Actúa ahora mismo. Si lo dejas para “cuando tengas tiempo” o “te venga mejor”, puede que no lo hagas nunca. Coge papel, boli y dedica cuatro minutos a lo que queda de artículo con estas cinco ideas.

Mientras algunos hábitos diarios nos ayudan a ser y sentirnos mejor (comer una pieza de fruta para saciar el hambre) otros, aunque nos cueste admitirlo, nos hacen más pequeños si los repetimos todos los días (comer una caja de donetes). ¿Cómo los cambio?

Una vez que se adquiere un hábito es muy difícil eliminarlo, con lo que este artículo tiene dos objetivos para hacer este proceso más sencillo:

| Mejorar un poco los que ya tienes, que no eliminarlos.

| Pensar qué hábitos nuevos quieres introducir en tu vida.


El proceso se basa en las siguientes cinco acciones

1 | Conoce tus hábitos.

Haz una lista muy sencilla con los 20 hábitos que más repites. No los juzgues; simplemente escríbelos. Puede que haya costumbres con el móvil, el email, la comida o el aseo; quizás rutinas con el ocio, el trabajo o las relaciones personales. ¡Escribe todos los que puedas!

2 | Comienza la mejora del 1%.

Para cada uno de ellos escribe tres respuestas a esta pregunta: ¿cómo lo mejorarías un 1%? Puede parecer irrelevante pero marcará una gran diferencia. Dejar el boli preparado para el día siguiente tomar notas, es una mejora del 1%; si en los próximos cincuenta días introduzco quince de estas pequeñas mejoras, ¡mi organización personal ha mejorado un 15% en menos de dos meses!

Por otro lado, ¿qué hábitos quieres introducir en tu vida? ¡Hazlo fácil! Comienza pensando en pequeño. Si no lees, ponte de objetivo leer un minuto. Y si no haces deporte, empieza por 20 flexiones cada día.


La clave no es hacerlo perfecto hoy, sino conseguir el hábito. Empezar por el 1% ayuda mucho porque cuanta más energía requiera, menos probabilidad de éxito tendrá pero, ¿leer dos páginas? ¡Claro que puedes! (Descarga aquí una plantilla de seguimiento que te será útil para escribir tus nuevos hábitos).

Yo en enero me propuse no usar ascensor. Llevo unos meses subiendo y bajando por las escaleras, ¿eso no es hacer deporte verdad? He calculado y son unos cinco minutos cada día (vivo en un sexto) ¡En unos meses llevo siete horas de deporte con esto!

Aquí te dejo un listado de 25 hábitos que te pueden servir de inspiración si no sabes por dónde empezar.


3 | Háblate correctamente.

No es lo mismo “tener que trabajar” que “elegir trabajar para tener una vida mejor”. No es lo mismo “no engordar” que “hacer deporte porque soy una persona sana”. Ten presente estas tres cosas en cuanto a tu comunicación para mejorar y crear hábitos:

| Define la identidad que tienes. Cambia el “me gustaría” por un “soy”. Soy deportista, soy organizada, soy amable, soy perseverante. Háblate como si eso ya fuese una parte de ti.

| Comunícate contigo de un modo alentador, ¡claro que puedes lograr mejorar ese hábito! ¡Claro que puedes lograr ese cambio! Si tú no confías en ti, nadie lo hará. Trátate bien, que es como te mereces. Sé tu mejor compañía para este propósito.

| Háblate con responsabilidad. Ni “hay que”, ni “tienes que”, ¡eliges! Puede parecer un detalle pequeño pero saber que tú eres quien manda en esta situación libera.

Dicen que la mitad de la conquista de un hábito (u objetivo) está en lo que piensas sobre él así que recuerda; si quieres hacer deporte, ¡claro que lo harás! ¡Eres deportista y capaz!


4 | Prepara tu entorno.

Hay más probabilidades de que comas fruta si tienes una manzana cada día en tu escritorio. Preparar el entorno implica diseñar los espacios de modo que te faciliten los hábitos que quieres conseguir.

Por ejemplo, levantarte y ponerte la ropa de hacer deporte, facilita que en cualquier momento te subas a la bici para hacer un entrenamiento o salgas a correr. Igualmente si tenemos libros en diferentes partes de nuestras casas; desde el comedor o el sofá, hasta la mesilla o el despacho, multiplicamos las probabilidades de leer.
5 | Recuérdalo ¡cada día!

Antes de que pienses que estoy loco te digo que el sentido de todo esto es que la mejora aporta satisfacción y todas las personas queremos mejorar y sentirnos satisfechas, pero pocas veces tenemos la oportunidad de hacerlo; hoy sí.

El caso es que mantener esa voluntad a veces es complicado, pero estas dos simples acciones multiplican las probabilidades de éxito:

A) Anótalo. Durante 15 días anota si lo haces o no. Puedes hacerlo en una app con recordatorio (como esta: Loop) o anotándolo en una hoja de papel (puedes descargar una plantilla aquí). Se trata de hacer visual el progreso.

B) Ten dos recordatorios. Configura ahora mismo dos alarmas en el móvil para que suenen todos los días: una a última hora, para recordarte anotar si lo has hecho o no; y la otra a la hora en la que quieras hacer el nuevo hábito. Prueba, solo son 15 días. Lo consigas o no, intentarlo es parte de la propia mejora.

 
«La calidad no es un acto, es un hábito». - Aristóteles

Verás, no se trata de cambiarlo todo, tenemos claro que eres top. Se trata de mejorar; de identificar dos o tres hábitos estratégicos para ti y que sean una palanca para llegar a tu mejor versión que, sin duda, está por venir.

Empezar es el paso más importante, por eso te animamos a hacerlo hoy mismo, ¡ahora mismo!

 

| Materiales descargables: | Plantilla de creación de nuevos hábitos y seguimiento — Descarga aquí. | Plantilla con 25 ideas de hábitos que introducir — Descarga aquí.

| Fuentes para este artículo: | Clear, J. (2017). Atomic habits. Random House. | Covey, S (1989). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Paidós. | Duhigg, C. (2012). El poder de los hábitos. Random House, 2017. | Moops — La metodología del 1% (desarrollada junto a Edo Sadikovic) | Rojas, E. (1997). La conquista de la voluntad. Espasa.


Javier Cebreiros cebreiros.com


 

Sobre Javier Cebreiros | Doctor en comunicación, imparte conferencias y forma a equipos empresariales con un mensaje propio basado en las emociones y la autenticidad | Instagram · Twitter · Linkedin · Libro de comunicación (12ª Ed.)


116 reflexiones para mejorar tu día a día - Javier Cebreiros

 

Información para revistas o blogs | Si desea compartir este artículo en una revista o blog, así como sus imágenes, póngase en contacto con nosotros en: administracion@cebreiros.com


Comentários


Os comentários foram desativados.
bottom of page