• Javier Cebreiros

¿Cuántas horas de vida te cuestan las redes sociales?

¿Eliges tu tiempo de ocio o Instagram lo decide por ti? Antes de seguir leyendo este artículo te recomiendo entrar en los ajustes de tu teléfono y comprobar, no solo cuántas veces has abierto Instagram, Facebook o WhatsApp esta semana, sino durante cuántas horas lo has hecho.


Si todavía te tiembla el cuerpo al ver semejante cantidad de tiempo acumulado, la pregunta es sencilla: ¿has elegido conscientemente dedicar todas esas horas a las redes o ellas lo han decidido por ti?


Esta idea ha resonado en mí con fuerza gracias a la lectura de minimalismo digital, de Cal Newport. Lleno de propuestas, reflexiones y prácticas sobre el cuidado digital, me gustaría rescatar tres para ti:


1 · El coste de algo es la cantidad de eso a lo que yo llamo "vida" que debo entregar a cambio.

Quizás el regalo más potente de este libro fuese el descubrimiento de otra lectura: Walden, una obra en la que Thoreau introduce un término verdaderamente genial: el coste de vida. Parece que, acostumbrados a los ritmos y formas de obtener las cosas de la sociedad, a veces no nos paramos a pensar cuántas horas de vida nos cuestan algunas decisiones.


Llevándolo a un ejemplo muy simple, sería como entender que si tu sueldo es de 20.000€ anuales y te compras un coche que cuesta 30.000€, además del dinero, has pagado "un año y medio de coste de vida" (el tiempo que has tenido que invertir trabajando para conseguir ese dinero).


Una reflexión profunda, útil para muchos escenarios y que, llevada a los dispositivos móviles, nos permite preguntarnos: ¿qué harías si te regalasen diez horas de ocio a la semana? Comprobar que las inviertes en redes sociales quizás sea un buen comienzo para darte cuenta de la cantidad de vida real que te están costando.


2 · ¿Echarías de menos Facebook?

«Haz una lista con las cosas más importantes que te ofrece Facebook y las actividades que echarías de menos. Ahora imagina que Facebook cobra por minuto, ¿cuánto tiempo necesitarías pasar de verdad a la semana?»

Cal Newport compara las redes sociales con el tabaquismo ya que, de algún modo, se trata de organizaciones que buscan captar nuestra atención para robarnos más tiempo. Siguiendo la analogía, sabemos que podríamos vivir sin Facebook pero, ¿cómo? El autor cree que la "desintoxicación" pasa por planear y cultivar un ocio de alta calidad.


Tu tiempo = Su dinero

En mi caso concreto, cuando constaté que Instagram "me robaba" cincuenta minutos cada noche, decidí planificar mi plan de ocio alternativo favorito: la lectura. Compré una aplicación para bloquear las redes en el móvil durante esas horas (toda ayuda es buena), y puedo decirte que llevo más de dos mes leyendo media hora cada noche.


La realidad es que me siento mucho mejor, básicamente, porque es algo que he decidido yo. Por tanto, no se trata solamente de reducir el tiempo que nos roba el móvil, sino pensar por qué cosas lo vamos a sustituir.


3 · Antes no teníamos tantos amigos.

Para quienes somos seres sociales, las redes pueden suponer un engaño. Permanentemente conectados y con decenas de mensajes, podríamos estar todo el día ocupados contestando a nuestras amistades (algunas perfectas desconocidas).


Me ha encantado la idea de que tener tantos "amigos" es, como dice el autor: «un invento de la última década». Se trata de preocupaciones nuevas. La realidad es que dejar las redes, en muchos casos, solamente nos distancia de los vínculos más débiles (créeme: tu pareja, tu hermano o tu madre, te seguirán llamando).


Estamos cambiando un contacto humano y profundo, por un contacto electrónico y superficial. Esto, de algún modo, supone un peligro.


Como explica el autor, las redes sociales sí nos dan satisfacción pero, el precio de ese instante de placer es privarnos de la gran plenitud que otorga el contacto, las relaciones o la conversación. Su propuesta: cambiar los "me gusta" por llamadas telefónicas o, el comentario en el muro de nuestra amiga embarazada por una visita presencial con una tarta.

 

Estas solo han sido tres reflexiones del libro aunque, estando ante un asunto de tal magnitud (nuestro tiempo), creo que lo más interesante es retarte a probar algunas de las acciones que propone el autor:

  1. Elimina todas las aplicaciones de tu móvil y vuelve a instalar solamente aquellas que vayas necesitando de verdad.

  2. Bloquea el acceso a redes sociales, o incluso al correo electrónico, en horarios donde priorices descansar o protegerte.

  3. Intenta dejar las redes sociales durante 30 días.


Mi conclusión es simple y minimalista. Cada vez más, veo que no solo aplica a lo material o lo tecnológico, sino también a lo social: menos es más. Menos redes, más tiempo. Menos amistades, más calidad. Menos móvil, más vida.


Javier Cebreiros cebreiros.com


 

Sobre Javier Cebreiros | Doctor en comunicación, imparte conferencias y forma a equipos empresariales con un mensaje propio basado en las emociones y la autenticidad | Instagram · Twitter · Linkedin · Libro de comunicación (11ª Ed.)


116 reflexiones para mejorar tu día a día - Javier Cebreiros

 

Información para revistas o blogs | Si desea compartir este artículo en una revista o blog, así como sus imágenes, póngase en contacto con nosotros en: administracion@cebreiros.com


Aviso Legal  ·  Cookies  ·  Política de privacidad  ·  Todos los derechos resevados

Gracias por el mensaje.
Contactaremos en breve.

Contacto

Escribe al correo electrónico administracion@cebreiros.com para cualquier consulta.

Blog de Javier Cebreiros